Nueva etapa

Estimados amigos, compañeros sindicados en AIVCAM:

Durante un año hemos compartido una odisea para recuperar de la mejor forma posible las ‘participaciones preferentes’, las ‘deudas subordinadas’ y las ‘cuotas participativas’. Estas últimas en pleno proceso, no finalizado aun, para compensar su pérdida en la llamada ‘Campaña de Vinculación’ que el Banco Sabadell, con claroscuros, está llevando a cabo para fidelizar al cliente.

Respecto a las ‘preferentes’ y las ‘subordinadas’, desde la finalización de la oferta, el 27 julio, dos colectivos se han formado. Uno integrado por los afectados que no aceptaron el canje y continúan con los mismos productos y el otro, formado por 60 mil personas, que hizo el canje y disponen, cada una de ellas, de un paquete de acciones del BSab que suman un total de 657 millones de acciones que representan un 22% de los 2.954 millones de acciones totales que tiene el Banco Sabadell. De las acciones recibidas por el canje, se han vendido en la Bolsa aproximadamente 2 millones. [Hoy viernes contra todo pronóstico la acción ha subido a 2,08 acercándose sorpresivamente al anhelado 2,3… lo que previsiblemente aumentará la venta…]

Cada uno ha de juzgar si esta Odisea nos ha llevado a alguna Ítaca o todavía estamos embarcados en el viaje. Pienso que las causas que nos obligaron a emprenderlo siguen latentes. No podemos bajar la guardia. Sin una información continua seremos otra vez víctimas propiciatorias y, de la misma manera que guardamos el dinero en el bolsillo más seguro, deberíamos de intentar poder controlar e influir en la entidad en la que están depositados nuestros ahorros. Un colectivo de los formados tiene la posibilidad de poder ejercer este control y de influir en la sociedad cotizada. Y no es otro que el colectivo que la contingencia ha convertido en un conjunto de accionistas, ahora dispersos y descoordinados. Los accionistas somos copropietarios del Banco de Sabadell y hemos – podemos y deberíamos- de ejercer como tales. Este colectivo puede. Es difícil, pero puede. El 1% (29,5 millones de acciones), nos daría poder ejecutivo en la Junta de Accionistas y con el 5% (147,7 millones de acciones) exigiríamos de manera ineludible presencia en el Consejo de Administración. Si lo conseguimos sería la primera vez que esto ocurriría en una entidad financiera. Y el colectivo de accionistas minoritarios del Banco de Sabadell (procedentes de la CAM o no) lo ha de hacer -debe hacerlo- por todos. Por los que canjearon, por los que no lo hicieron, por todos los clientes y para contribuir a la prosperidad de la sociedad de los territorios en que vivimos.

Para mantenernos continuamente informados, AIVCAM debe continuar.

Y para hacer posible el ejercicio del control y de nuestra influencia en la entidad financiera, hemos configurado un nuevo instrumento que el pasado martes 21 de agosto, como ya veníamos anunciando, se constituyó con el nombre ‘Núcleo Estable de Accionistas Minoritarios del Banco de Sabadell’ – ‘NEM Sabadell’ con los siguientes objetivos:

  1. Agrupar a los accionistas minoritarios de Banco de Sabadell, para que sean representados en las Juntas de Accionistas y en el Consejo de Administración de la sociedad para la defensa de los intereses comunes.
  2. La defensa del negocio del Banco de Sabadell sin menoscabo de la transparencia, la información, el asesoramiento y la veracidad en la práctica comercial del banco con sus clientes.
  3. El fomento del negocio del Banco de Sabadell aplicado en la promoción de la economía productiva y de la vertebración del Corredor Mediterráneo de Algeciras a Montpeller.
  4. Añadir los fines dos y tres anteriores a los fines del Banco de Sabadell en los estatutos de la sociedad.

Así pues, AIVCAM y NEM Sabadell, serán los instrumentos, para mantenernos informados y para poder ejercer nuestra cualidad de copropietarios de la S.A., respectivamente.

Pero para garantizar la continuidad, el servicio y la eficacia hemos de abandonar la práctica voluntarista que hasta ahora hemos venido ejerciendo. Los gastos generados en este periodo (contabilizados mediante facturas pagadas) han ascendido a 6.504 euros y los ingresos de las aportaciones voluntarias de los sindicados han sido 4.372 euros, con lo que tenemos un desfase de 2.132 euros. Como nadie había adquirido nigún compromiso, este desfase es mi aportación voluntaria. Pero a partir de ahora, para garantizar la continuidad, se ha de proceder con rigor y compromisos. Por ello, Carlos Ladero ha calculado unos presupuestos económicos estimados en 24.000 euros anuales para AIVCAM y de 8.000 euros anuales para NEM Sabadell. A partir de estas previsiones se ha procedido a publicar las definitivas hojas para inscribirse. En AIVCAM con una cuota anual de 50 euros (40 euros para los que realizaron la aportación voluntaria) y en NEM Sabadell con una cuota anual de 20 euros (10 euros para los sindicados en la nueva AIVCAM). En las respectivas hojas se exponen los servicios que se ofrecen. Para imprimir las dos hojas clicar AQUÍ.

Nuestro individualismo, que personalmente valoro, a veces es la causa de nuestros males. Nuestra incapacidad para actuar colectivamente es la mayor dificultad para conseguir los objetivos: por una parte la información continua y, por otra, la influencia y el control en la sociedad cotizada. Nuestra incapacidad para coordinarnos, para responder a esta llamada, para asociarnos, tiene un coste. Superémosla. Nos conviene.

En esta nueva Odisea que iniciamos, camino de nuestra Ítaca, como dice el poeta Kavafis: “si nuestro pensamiento es alto, (…) los lestrigones, los cíclopes y el feroz Poseidón no podrán encontrarnos si nosotros no los llevamos ya dentro, en nuestra alma” pues, efectivamente, su fuerza se la damos con nuestra ignorancia y nuestros miedos.

Víctor Baeta i Subías, cliente de Sabadell CAM y accionista del Banco de Sabadell.

Publicado en AIVCAM, NEM Sabadell